Fragmento II

. -Se accede a la verdad -prosiguió Nietzsche- a través de la incredulidad y el escepticismo, no a través del deseo infantil de que algo se produzca. El deseo de ponerse en manos de Dios no es la verdad. No es más que un deseo infantil. Es el deseo de no morir, el deseo de aferrarse al pezón, eternamente hinchado, al que hemos puesto la etiqueta “Dios”.

IRVIN D. YALOM(El día que Nietzsche lloró)
Anuncios

Un pensamiento en “Fragmento II

  1. Al fin y al cabo, Nietzsche no era tan posmoderno… Yo no me arriesgaría a decir de cualquier camino, que “no es la verdad”, pues no sabría si existe alguna… no tendría siquiera una noción propia de verdad con la que cotejar a las demás… o, en última instancia, si la tuviera, ésta sería mi propia mentira…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s