Anónimo H – primera parte.

.

 

Alimento sagrado para los peces más gordos. Se encuentran crecidos, y aunque no lo estén realmente, su creencia de estarlo resta importancia al que avanza fielmente en su anonimato por nadie capturado, por nadie aceptado.

 

Creencia de colores mentirosos, inventados. Envidias y egos que no hacen colas de espera, porque tienen la monta.

 

Y la tontes de quien quiso ser real y se comió el cuento de que un día….

 

¡Qué mentira!

 

Y siguen destruyéndose las pequeñas casitas con tanto esfuerzo construidas… porque un día, viene uno grande y se lleva una ventana, al día siguiente alguien una reja. La próxima semana se necesitará una puerta… y entonces ya todo queda habitado por todos, y esto es lo mismo a decir deshabitado por quien antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s