Fragmento de Martín y María Eugenia

El baile de mi alma que se quedó ansiosa de la danza más bonita de todas las comarcas.

aunque vos de alguna manera sabés que ahí existe un pedazo de la magia del árbol que te contó un sueño la primera vez

– no llores. Enfrentame, mantenete mirándome. Continuá sin pensar, no pienses, no vuelvas la mirada ni siquiera con la intención.

Mientras pensaba se iban desatando los nudos de la misma época, eso formaba parte del siempre mismo efecto de los astros en sus hombros. Sin pensar, la única manera de avanzar. Mantente mirándome y continuá el sendero sin volver ni siquiera con la intención.

-sabías que iba a venir

– si, sabía.

Sonrisa de medios labios en inclinación desde el cuello. – y parece traer nada el largo viaje, pero sin embargo lo siento más cerca que a todo lo demás.

inhalamos. Cinco respiraciones profundas. Caen los papeles picados que una vez corté. Yo sólo quería descansar.

empieza el otro mundo en el que ya no estoy, ¿y ahora? No mirar, detenerme. No dejar afectarme. Seguir buscando en lo eterno, mi casa, mi soy. No llorar mi pérdida y recordar la canción.

– viste que no te diste cuenta que entramos acá, no te fijaste en nada casi.

Y Martín se despierta y siente frío, y ve la silla en la que está sentado y cree que escucha un suspiro de dolor que lo envuelve. Pero no, no estás loco

-Martín…

-si, ya voy. (y otra vez se empieza a dormir)

otra vez un suspiro mayor que lo abarca y el se planta en su desborde. “y decirte todo, y decirte nada” se encuentra pensando cuando ve la silla en la que está sentado y vuelve a reconocer esa postura y el frío helado en la nuca.

el perro sigue ladrando. Pero ya nadie lo escucha.

el perro sigue ladrando. Pero ya nadie lo escucha.

– y hay un pájaro, que sigue cantando siempre a la misma hora, aunque ya no sea importante para nadie. Hay una medicina que sale más bella cada día para los indios que se le quedan viendo como si sólo fueran pequeños brotes de yuyos. Una piedra que cada siesta suda olor a mandarina, mientras la fiesta ya terminó hace mucho y ahora un tiempo de multi-procesadoras intentando comprender algo que se perdieron en su salto veloz. Ninguna sabe en que tiempo ocurrió el mundo. se saben incompletas, de todos modos…

tengo justo en la unión de mis sienes, su costado interno, cuando se tocan por fin con mis lagrimales. Desde ahí dos riendas elásticas muy fuertes pero des concentradas. Están en un proceso de retención de todo a través de los actos, retención como una tapa de una olla cuando hacemos pororó. Afuera hace mucho calor, pero adentro hierve.

Y salen desde ese punto a existir afuera, las hormigas que fueron, y ven la piedra antes gigante, ahora en… prepararse para la próxima boda pequeño Sonso. – imita la voz de Patricio, como una marcación cotidiana por su costumbre de permanecer sentado durante largos ratos, mirando lo que él creía que habrían podido ser sus compañeras.

.

Este momento. Acá en este momento único, que en vez de respirarlo entero, lo comparto con esto. Quiero regalarte,es mi ofrenda para el intercambio. Que no puedo ofrecerte algo mejor ahora, hoy. Así que si, que me ayudes a seguir construyendo mi obsequio con mayor claridad, a desempolvar mis conductos. yo te obsequio mi manifiesto del ser que soy.

No dejes que yo deje que mi pensamiento se adelante a mi baile.

ayudarme a dejar mis tapas en la niebla que después de esta actividad voy a soplar.

A mi maestro interior. Esté hoy representado por quien sea. A mi maestro interior lo sorprendo con un pedido de vaga mujer que se instaló a mirar, y cuando vió por fin, entonces un cúmulo de masa de gente de lo más variada corriendo, muy rápido, como si todos fu´éramos repelentes –piensa. Como si yo misma me hubiera cubierto. Dejarme borrar todo. Y ser hoy. Dejame ser hoy. Y nada más que hoy.

– Me dijo que sólo existe un tiempo. ¿Vos sabés porqué? ¿Y el movimiento? ¿Y todas esas cosas de la que hablamos siempre… y todas las costantes referencias a “cuando seas grande vas a entender” ?

Se calla. No va a llorar porque nada vale la pena. No va a llorar por que no puede ver nada. Solo es la pausa, si llora es porque quiere algo, cualquier cosa que sea, nada importa…con tal que sea

Se toman de las manos. O mejor… se encuentran tomados de la mano de repente, y se llevan, primero uno a otro,luego otro a uno, para sus respectivas direcciones, y luego frenan la mirada en el centro.

Frena la batalla.

(y se escucha el soundtrack de la película de Pina Baush) y en una luz diminuta, como si fuera de un mundo mágico, de conejos y hadas y niños pintados muy rosa y blanco, y zapatos lustrados, corbatín imitación. Ellos los grandes.

Y sin embargo el tiempo. -¿viste como no pasa el tiempo? -Sonso habla y Patricio parece despertar de un sueño, lo mira y da media vuelta para seguir un camino.

Mas fuerza en la música. Sonso llora y no dice nada. Y suspira.

Y se quita todo el aire para llenarse de flores.

Prefiero ofrecerte mi verdad. Mi tiempo de hoy. Sin tantos de los ningunos. De los que hoy son mi ilusión. Debo olvidarme de todo. Borrar toda memoria fallada, todo

– si.  Incluso, por el viento.

Emprender el enfoque voluntario, mis maneras. Mi nueva manera, la única. Que es esta, que es todo esto, sin mis inventos tan pobres, tan tontos,. Parodiame, dale.

Dejar de ser en la preparación

– estar mas cerca de donde estoy- se le escapa como un pensamiento en voz alta

y aparece patricio apurado y lo ve y se detiene, lo mira y baja la mirada.

– Si estoy mas cerca mio ya no tengo ganas de llorar.

Que tengo que estar ahora, en el único siempre único momento en que todo empieza a despertar. La canción suave del fin. Y ninguna costumbre  alcanzarnos, en el movimiento que no puede volverse. No es solamente mirar un punto, es estar ahí. Es estar.

No te confundas, los dos estamos actuando para desorientarnos.

La mirada rellena de salivas podridas,todas nuevas pero todas

todo el tiempo que dura una siesta

Y dejo de enfocar la punta del dedo gordo, la uña. Paso hacia atrás después de varios cuadros, y. Soy adolescente. Me miro y me recuerdo, tocando la canción en las madrugadas, y me recuerdo y me extraño. Porque no estuvo ella ahí.

El retorno de las sabanas colgadas antes de la llovizna tibia, pero eterna/interna. Y te recuerdo y me tiro al piso, y tu mundo te aseguro que lo veo, no se quien sos ni donde estas, no se porque te olvidaste de nosotros. Quiero el retorno del gran borrador.

Este es mi/nuestro pedido a la luna nueva.

De la uña del dedo gordo, enfoco ahora, atrás en el horizonte miro un punto y la mirada entra, se sostiene, para eso no se piensa.

No quiero mirar afuera porque ahí comienza mi confusión.

y. estoy mirando por la ventana, mientras veo las gotas, su contorno, su contenido, su estado completo. Mientras miro como inservible para salir. Miro para que me invite al gran baile. Miro para no olvidarme, de ellos, los creadores invisibles para las cortesías de la gran sabiduría popular que en el dos mil dieciséis se los consideró los seres del control.

-Y acá es cuando aparecés vos. Mostrándote desde una toma baja, suelo arena, sol arriba que se cubre cuando la hamaca en la que tus piernitas vienen agitadas a querer conquistar mi cariño embobado, sin mediación de mi control. De mi sistema serio, considerado de los buenos hechos, de los resultados esperados.

– no. no pasa nada. Sólo que ahora es cuando empezamos a mentir. Y desde afuera no podrán entenderlo. Pero esta vez., ese será nuestro fundamento, las palabras ya almacenadas, todos sabemos que solo hace falta donde esta el punto justo que nos conviene enfocar, y no perder tiempo. Justo ahora luna nueva, pareciera que tengo que contarte que no es con los ojos que se ve. Que las imágenes surgen desde un lugar holístico, amable. Porque es lo nuestro, esa es la verdadera familia. Un día se reconocerán los verdaderos placeres de la calidez. De las metáforas estampilladas sin poder viajar, tomándose un helado y sentir en suspiro medido, el retorno inminente e irremediable.

-tal vez algún día todo se acomode, y nos comprendamos. Tal vez algún día podríamos viajar.

Están haciendo la revolución.

No sé si podrían haberte conocido, aún si todo hubiera salido bien. Creo que te recuerdan y no pueden saber porque. Creo que todos saben pero nadie se anima a saber. Creo. Que no creo. En el. Saber. Es todo un hechizo, en donde pueden estar zamarreando-nos, en un gran patio después de un galpón, todo nuestro mundo sólo dura una siesta.

No te olvides. … De nosotros.

Mientras los otros ofrecen su color a cambio de una ilusión.

.

no puedo comprender desde esta posición, tu lugar para llegar. Tus medios. Se parece a mirar fotos durante muchos años sin saber quienes son los que alcanzás a ver en la destrucción de aquel papel. Y de repente un día, como si nada importara menos… entonces reconocés. Entonces recordás.

(y el maestro dirá, ante un auditorio que no se ve, muy calmo, como si dijera el fin de todas las búsquedas de ellos. El clima es el de la obra a punto de terminar, se acerca el fin, la humedad en sus lagrimales lo expresa todo.

Pudieron ver a travez de una total iluminación muy blanca, muy fuerte. Un completo ver blanco y eso normalmente cegaría. Tengo que calmar mis piernas, calmar mis pies. Detenerme. “Hari om tat sat”

Se olvidarán el afinador de los cuerpos esenciales.

3

Respirar. Para un olvido de

creo, me parece, que tengo una responsabilidad por cumplir. Ver esta claridad. Pero todo el tiempo tratar de tenerla aquí, despierta, explicarle… decirle, que todo es más nitido cuando están despiertos. Decíselo suave, paternal, paternal baboso, siempre te va a querer más. Va a reír cada vez que te vea cerca, que sospeche que la vas a atrapar por atrás, que antes de entregarse a los sueños sonría una vez más pensando en vos, algún recuerdo que vuelve para no soltar del todo la mano entrelazada, permitirle creer que podés acompañarla también hacia sus propios mundos, a su propio océano. Cuando despierte ya se habrá olvidado, y va a creer que este es el único siempreúnico día. Que recién te conoce, que recién te ame, que te abrace fuerte y no sepa más nada.

Ese, ese justo momento en que ella vive la eternidad. ¿Pero entendés que la vive? No, no entendés. Porque te olvidaste de todo como te olvidaste tu sueño de anoche, te olvidás porque no te parece real, ¿por qué creés que no le das toda la gran importancia al ser que fuiste en ese justo único instante en que comprendiste todo?

– ¿qué está pasando?

– no, sé. Pero es muy temprano para que vengan a robar

y la locura de la niñez no es otra más que abandonarla.

Desenvolver los recuerdos y de vez en cuando reencontrarnos, creer que nos reencontramos, pero en realidad nos estamos un poco burlando de lo que fuimos, de lo que no reconocemos como propio. Nunca dejamos de ser eso, de sentir así, somos el mismo ser. ¿Y por qué un poco burlarse, entonces, de lo nuestro más importante?

Y cuanta razon tendrá cuando crea en este unico siempreunico dia. Y como se olvidará después…         abrazala, sostenela,

-¿por qué se tiene que ir siempre? ¿Qué!, no puedo hacer nada? Si yo soy el padre..

manténganse juntos, todo el tiempo presente, cuando te empieces ir, ya irán pasando los benditos años, que te formarán bajo un techo que no es el tuyo, no sé muy bien que estás haciendo ahí, apenas si te veo, apenas ya si te pienso, estás cada vez más perdido y sólo me queda recordarte de a poco, justo en la medida que puedas comprender un poco, al menos aceptarla. No quiero apurarte, quiero que vayas a tu tiempo, pero que empieces a ver, que recuerdes, pero que de verdad. ¿Porquécarajo! dejaste morir siempre tu forma? ¿Por qué no llorás con vos cuando afuera golpean, que te hace diferente?, si todos estos años no son nada, no son nada. Si es toda una gran maniobra para un desfile del error universal. ¡No te confundas más caramba!, que algún día no te confundas más.

La gran responsabilidad, es estar donde se está cuando se está.

Sin luces apagadas por favor, que se ilumine todo, que se ilumine el mundo, que se te abran las pestañas, que se te abran las carnes, que todo se vea desperezándose, como si recién fuera de mañana. Y no objetar nada, aceptar que es ahora, y que por fin. Que despierten lento, que despìerten y desayunen, no los manipules, no intentes nada, todos saben donde vas.

  • Cuando ahora lloro en realidad sigo llorando todo lo que perdí, todo lo que fui tan claramente y ahora no entiendo. Cuando ahora hablo y digo es tan lejano, que mis primeros años no saben más que hacer para despertarme. Me sigo yendo, de a ratos me entreveo, me voy desperezando junto con muchos, junto a muchas como yo, estamos en el mismo lugar de la desesperación acorralada.

Ahora

sólo hay que darle bola.

Hay que estar atentos.

VI

Complicado no confundirse.

– Nunca sabrás cual es el fin de todo esto, lo podes buscar en la obra como fundamento, lo podes buscar en los fundamentos de la obra. Puede estar en cualquiera de los dos, o en los dos, o puede estar justo en el punto en que todo el conjunto vivo esta por explotar. No explotar ahí… en la metáfora. Explotar. Así nomas. Explotar desde la no conciencia, explotar desde una no búsqueda. Explotar en el sabelotodo del cosmos. Explotar.

– Todas las búsquedas me deshidrataran la cabeza, y al final no voy a saber por qué. Y al final – mientras tanto – me habré olvidado qué buscaba. Y así ira desapareciendo, de a poco, como y casi sin fuerzas, sin equilibrios, sin centros… sin razón. Ira desapareciendo… hasta desaparecer. No puedo escribir todo, me saturo antes, y sin embargo sigo creyendo que toda mi búsqueda tiene un microcosmos todavía vivo.

Dormir, y despertar no solo tiene que ser un circulo.

Si al final me consumo pensando.

No me puedo olvidar. No me puedo olvidar quien soy. Pero tampoco me puedo acordar.

VII

 

Ponte las pilas cuando lo consideres necesario, baby luv”

Porque antes, antes del cuerpo físico están todos los otros cuerpos. Nos enfermamos ¿por qué? Porque antes de que se nos cierre el pecho, o tengamos una arritmia en el corazón, o problema en el hígado o en los riñones, siempre antes se enfermaron muchas otras cosas, con ellas la percepción, de todo.

Hay que darle bola, hay que estar atentos, hay que saber escuchar primero a esos cuerpos, porque son los primeros y es donde está la mayor cercanía a lo que somos. Cuando supera todas las capas, cuando logró llegar al oído más vago, ahi ya nos mareamos en el intento por entender sin entender, sin conocernos. Porque antes de que te fumes diez cigarrillos todos los días, algo te pasó.

¿Dónde tengo que buscar? ¿A QUIÉN LE PREGUNTO donde tengo que buscar? En mis todas yo-fui. En las todas edades de esto que me ha sucedido cargar, caminar con todo se me hace duro; tal vez por eso, porque nadie me quiso escuchar es que creo conveniente o será mi falso equilibrio, intentar decir todo lo que este ser que llevo vivió, y vive aún hoy incluso ahora mientras digo, mientras escribo.

Tal vez por eso, porque nadie me quiso escuchar, o sucedió que nadie estuviera ahí para saberme yo, (cosa importante el ego adelante) con algún testigo.

Cadáveres atroces de grillos voladores me sabotean la mente durante las noches, cantan y gritan, y pedalean en sus falsos testimonios de ser cantores. Te atrapan y no te sueltan de sus nidos que apenas te dejan existir siempre que los dejes quebrar la conciencia de la que tanto te enorgullece alabar, y entonces todo el tiempo comprender todos los mecanismos que te permiten ser en el actuar de esta manera y no de esta otra, y en el hablar y en el reír frente a un quién, esa necesidad nata de un observador, papel que de antemano la figura materna no cumplió.

El abrazo que sí, sigo esperando.

Y las risas compartidas, carcajadas, cosas en las que pensaba cuando te miraba y esperaba que me invitaras a tomarme un té con vos, y te dabas vuelta y me mirabas con cara de asco, me mirabas, y veías a un ser desastre, un ser la cosa de la que nunca te enorgullecerías, y entonces ¿y vos? ¿no tenés nada para hacer? ¿ya limpiaste todas tus cosas, te fijaste los libros viejos, que vas a hacer con eso? Porque esta tarde sino yo tiro todo a la basura y …

Y ahí se cerró un punto, que más tarde se traduciría en el pecho. De ahí entonces un poco menos de aire en las fosas nasales, por ende un esfuerzo extra, y la frente es afectada y después continuamente los dolores de cabeza “que seguro son ñañas, para llamar la atención” y no, nunca un te quiero tanto hija, te quiero tanto hermosa” ¿como nunca se le escapó algo así para que yo me lo creyera y ahora no tenga que estarme todos los días con un extra full time de esta inútil manipulación de mi ser… todo llega con retardo.

Si me creaste un ídolo de vos, entonces ahora sostenete como ídolo.

¿Por qué fue tan mala conmigo? ¿Por qué me dejó llorando sola en la cucheta de abajo y nunca vino a escuchar mi versión?, -“si ya te conozco mascarita” y yo – no, no me conoce.

¿Y hasta cuándo duraría la espera del abrazo-mentira? La falta es real, es un hecho concreto, y ahora… ¿qué hacemos con la falta? ¿ cómo hacemos para que esta falta que existe se convierta en un haber que no tenemos?

Que mierda! Haberme creído que eras mi ídolo. Haber aceptado la consigna de que siempre eras el ser importante, el poseedor de la varita de justicia, haberme creído todo el cuento… y todavía hoy sufrir por eso. Financié mi dolor para no morir de angustia. (y ahora vive angustiado).

Navegar en los remolinos del profundo océano, y estar ahí para presenciarlo. Y las maravillas en las que creía se las comieron los grillos y los demás bichos. Se quedó pensando que hacer ahora con esta persona irresponsable de llevar tantos años, una niña adulta que no se dio cuenta del crecimiento y las vueltas del reloj. Me he quedado varada en el instante que no concluyó… mi madre me dijo “hasta que no tengas suficientes agallas para limpiarte bien el culo no salís”, y desde entonces sigo buscando las agallas para poder salir. Desde entonces que no cumplo más que trece años, y de repente un día, hoy, alguien viene y destraba la trampa y si, puedo salir, pero ¿y dónde? ¿Dónde quedo mi libertad adolescente? Yo me la perdí intentando cumplir un castigo sin pruebas, un castigo que no debía ser para mí.

Y afuera es carnaval y siguen bailando las comparsas y batucadas al pim pun pam!